Blog

Curiosidades de un beso con ojos cerrados

Curiosidades de un beso con ojos cerrados

Lo hacemos casi sin darnos cuenta: a medida que nuestros labios se aproximan cuando vamos a dar un beso en la boca, nuestros ojos se cierran, prácticamente, de forma instantánea. Pero ¿por qué lo hacemos?

Un equipo de psicólogos del Royal Holloway College, de la Universidad de Londres (Reino Unido), ha estudiado este fenómeno. Y, según los científicos, la clave está en el cerebro.

De acuerdo con los investigadores, que analizaron diversas experiencias sensoriales visuales y táctiles, cerrar los ojos le permite a nuestro cerebro centrarse en la tarea en cuestión. A nuestra mente le resulta difícil procesar un sentido si está recibiendo un estímulo visual al mismo tiempo.
«La consciencia del sentido del tacto depende del nivel de carga perceptual en una tarea visual simultánea«, según las psicólogas cognitivas Polly Dalton y Sandra Murphy, autoras del estudio, publicado en la «Revista de Psicología Experimental: Percepción Humana y Rendimiento», de la Asociación Estadounidense de Psicología.

Y es que cuando distraemos a nuestro cerebro con imágenes, nuestro tacto no funciona igual de bien; a más estímulo visual, menos sensibilidad táctil.

Puedes hacer la prueba la próxima vez que des un beso. Cerrar la entrada visual nos deja disponibles más recursos mentales para centrarnos en otros aspectos de nuestra experiencia.

Desde Clínica Mirabell, en La Orotava – El Mayorazgo, Tenerife; les deseamos a todos un maravilloso día.